Tu opinión nos ayuda a mejorar
Total: 1    Media: 5

Ante el reciente boom de ventas de Amazon Echo y la tendencia cada vez mayor a las búsquedas de voz, son muchos los que se preguntan cómo hacer SEO en Alexa, el asistente virtual de Amazon que se integra, entre otros dispositivos, en los smart speakers del marketplace. El posicionamiento orgánico en Echo, por el momento, depende directamente del posicionamiento que se logre dentro del propio Amazon. En ese sentido, hacer SEO en Alexa es hacer SEO en Amazon, pero poniendo mucho más empeño en algunos aspectos que, si bien en Amazon son importantes, en Alexa son cruciales.

La particularidad más importante es que, a diferencia de en el marketplace, para el SEO en Alexa será determinante posicionarnos en el número uno: nuestro producto debe ser la primera opción, ya que una búsqueda de voz en Alexa sólo devolverá dos resultados. Si no estás entre ellos, no estás. Así de simple.

Al margen de las recomendaciones básicas para conocer cómo hacer SEO en Alexa, quisimos hacer una prueba real de compra en el smart speaker de Amazon, a fin de comprender cómo funciona el posicionamiento orgánico en Echo. Para ello, le solicitamos a Alexa comprar unas pilas alcalinas, una petición genérica, por producto. Al ofrecernos el resultado, Alexa nos informó de que su elección estaba basada en nuestro historial de pedido. El resultado fue unas pilas que ya habíamos comprado en el pasado.

Tras enumerar las características de las mismas, nos preguntó si deseábamos comprarlas. Le dijimos que no y solicitamos un nuevo resultado. Su segunda y última propuesta respondió al «Amazon’s choice» para la búsqueda de pilas alcalinas. Más allá de estas dos opciones, Alexa no nos ofreció más, a pesar de que en Amazon para esa misma búsqueda de «pilas alcalinas», los resultados superan los 400: «es todo lo que he encontrado, abre la App Alexa», instó. Probamos, entonces, por una búsqueda por marca: le solicitamos «pilas alcalinas Duracell» y tuvimos el resultado «Amazon’s choice». Para las búsquedas de productos donde no existe un «Amazon choice», el posicionamiento orgánico en Echo se logra con un producto «Prime».

Hicimos entonces una nueva prueba, solicitando comprar un producto que existiera con marca blanca de Amazon, pero que no estuviera en nuestro historial de compra. Le pedimos comida para gatos. Tanto el primero como el segundo resultado fueron de una marca comercial. Amazon únicamente nos ofreció su marca blanca, Lifelong, cuando le pedimos comprar comida para gatos marca Amazon. Aunque nos costó dos intentos que nos entendiera: en el primer requerimiento, aseguró que podía contarnos muchas cosas sobre la vida de estos animales. Le faltó maullar.

Calla, Alexa, que no te aclaras

Las búsquedas por términos genéricos fueron bastante bien. Alexa entendió perfectamente nuestras peticiones. Pero quisimos ir más allá y hacer una prueba complicando la búsqueda un poco, y añadimos a la petición algunas características. Hicimos una prueba de búsqueda de mesa para el salón. Mientras la búsqueda fue tal cual, por esas palabras genéricas, todo fue bien. Probamos a hacer la misma búsqueda en color blanco. Todo bien.

El problema vino cuando quisimos especificar la medida del largo. «Alexa, quiero comprar una mesa para el salón que mida un metro». Resultado: No te entiendo. «Alexa, quiero comprar mesa para el salón un metro» Resultado: Mesa con «acabado satinado de metro» […] «Alexa, quiero compra mesa para el salón de 100 centímetros». Fueron muchos intentos con solicitudes de distintas formas y fuimos nosotros quienes tuvimos que adivinar la unidad de medida. Parece que a Alexa la semántica no se le da muy bien, ni siquiera está preparada para una desambiguación en consultas simples.

Al realizar esta búsqueda, también nos dimos cuenta de la dificultad que entraña la compra de según qué productos tan sólo mediante la voz. No sólo por la obviedad de que no ves el producto, sino también porque Alexa lee la ficha del producto del tirón, una batería de características difícilmente asimilables: el auditivo es el más pobre para comprender y retener información. Echamos de menos una interacción más conversacional en este punto. Vamos, que comprar algo en Alexa introduciendo un mínimo de dificultad, no fue posible. Así que la mandamos callar; educadamente, claro.

SEO en Alexa

SEO en Alexa es ser Amazon’s choice

De momento, y al menos hasta que empiece a rodar solo, el posicionamiento orgánico en Echo (para búsquedas de compras) bebe directamente de Amazon. Hacer SEO en Alexa, por tanto, pasa por trabajarlo en el propio marketplace, luchando por que nuestro producto se posicione en el puesto «Amazon’s choice»: la insignia de «elección de Amazon» determina qué artículo será el que Alexa recomiende para las búsquedas por palabra clave. No lo hemos deducido nosotros tras un puñado de pruebas: está ratificado por representantes de la compañía.

Ahora bien, estar en el puesto Amazon’s choice no será tarea fácil. No depende únicamente de un posicionamiento como se puede entender en Google, mediante visitas y permanencia: la estrategia de SEO de Amazon presta atención a la conversión sobre todo lo demás. En Amazon los aspectos principales vienen de la satisfacción del cliente con un producto respecto a otros productos para la misma búsqueda. Bien es cierto que posicionarnos en búsqueda adecuadamente, mediante unas buenas imágenes, una adecuada descripción y un precio competitivo, nos dará la visibilidad suficiente como para que se dé ocasión de obtener ventas. Pero por muy visible que comiences siendo, si tu producto no triunfa entre los usuarios de Amazon, sea cual sea el motivo, ese posicionamiento durará poco.

¿Cuáles son, entonces, las variables que determinan una satisfactoria experiencia de usuario? Amazon mantiene en secreto las métricas que su algoritmo utiliza para elegir los productos «choice», pero sí ha revelado que se tienen en cuenta factores como la calidad del producto, la popularidad, valoraciones y comentarios, disponibilidad o rapidez en el envío o el precio, entre otros factores. En definitiva, la calidad/precio es lo que determinará el éxito, calidad alcanzada tanto en el producto como en el servicio.

Hay que tener en cuenta que estas elecciones de Amazon se actualizan constantemente en base a las variables expuestas, por lo que no sólo es importante llegar, sino saber mantenerse. Esto ofrece oportunidades a nuevos vendedores, que, con una buena estrategia de SEO en Alexa, pueden lograr hacerse con la insignia. Pero, ¿cómo hacerse visible si se llega tarde? La respuesta es clara: será necesario invertir en publicidad en Amazon o en llevar tráfico desde un medio externo.

Veamos algunas recomendaciones para lograr ser Amazon’s choice:

  • Cuida la relación calidad/precio
  • Utiliza una estrategia enfocada a una visita, una conversión
  • Gestiona adecuadamente las valoraciones y comentarios
  • Cuida de que tu stock siempre esté disponible
  • Vela por la mayor rapidez posible en el envío

Hay algo aún más importante que tener un producto con la insignia Amazon’s choice: la recurrencia de compra. Lo veíamos más arriba cuando contábamos nuestras pruebas con Echo para simular una experiencia de compra, pues sólo en una ocasión Alexa no recomendó el producto «choice» en primer lugar: cuando nos sugirió un producto con el argumento de estar basándose en el historial de pedidos. Esto sirve únicamente para consumibles, es decir, aquellos productos en los que se producen comprar recurrentes, como alimentación, higiene o recambios para el hogar, entre otros.

Para el SEO en Alexa, es determinante conseguir que los clientes elijan nuestro producto como primer pedido, ya sea en Amazon o en Alexa, ya que de ese modo seremos la primera recomendación siempre para esos mismos clientes. Pero, ¿cómo lograrlo? Necesitamos que los consumidores lleguen a nuestro producto en Amazon, pero también que lo compren, ya que demasiadas visitas sin conversión, podrían perjudicarnos al entender Amazon que nuestro producto no interesa, lo que le haría descender en el ranking de posicionamiento.

Para lograrlo, por tanto, no es buena idea crear anuncios que dirijan a la ficha del producto en Amazon. La estrategia pasa por la creación de una landing page en la que se informe de todas las particularidades y ventajas del producto para que el usuario sólo aterrice en Amazon con un elevado grado de interés en la compra. SEM o Social Ads son buenos canales para publicitarse. Así, nuestro producto pasará directamente a formar parte del historial de pedidos de los usuarios que lo compren, convirtiéndose, por tanto, en la primera opción sugerida por Alexa cuando éstos, en el futuro, utilicen Echo para comprar consumibles.

SEO en Alexa

Sé el primero en usar Amazon free sampling

Valora publicitarte en Amazon

Dado que el posicionamiento en Amazon tiene que ver con las conversiones, la publicidad en Amazon puede ayudar mucho a incrementar las ventas. Eso sí, debes trabajar muy bien la ficha de producto y otros valores determinantes para la conversión a fin de mantener un ratio de venta óptimo, ya que publicitarte no te valdrá de nada si no hay venta, sobre todo de cara a realizar una buena labor de SEO en Alexa.

Son muchas las opciones de publicitarse en Amazon, pues tiene formatos tanto dentro como fuera de la plataforma: Anuncios patrocinados, anuncios display, anuncios de vídeo, Stores o Amazon DSP. Es importante hacer pruebas con todos ellos para conocer qué formato se ajusta más al objetivo de la conversión y a tus posibilidades.

También se ha de valorar la participación en el programa Amazon Business, enfocado a la venta a empresas o a los empleados de la misma. Por otra parte, de materializarse finalmente Amazon free samplig, conviene realizar una prueba y ver se qué modo este formato publicitario puede tener impacto en nuestras ventas.

Estate «al loro» de las novedades SEO en Alexa

El SEO en Alexa de momento bebe del SEO en Amazon, pero según se desarrolle el voice commerce, puede que se integren nuevos valores o variables que tengan su origen en el propio asistente virtual. Alexa aún es un bebé balbuceante en cuanto a nivel conversacional. Cuando la inteligencia artificial que la mueve alcance cotas conversacionales de nivel y la semántica adquiera valor, es probable que se produzca un cisma y el SEO en Alexa sea únicamente algo que se desarrolle en Alexa.

Al margen de eso, la lucha que mantienen las grandes tecnológicas por hacerse con el control del comercio electrónico en Internet nos someterá a grandes y constantes cambios. Muchos de ellos tendrán una repercusión directa en el modo de hacer SEO en Alexa, por las alteraciones que puedan sufrir los algoritmos o los nuevos formatos publicitarios que aparezcan. También los cambios en los propios smart speakers y las tendencias de uso por parte de los consumidores podrán influir en el posicionamiento orgánico en Echo.

Aunque a priori parezca que no tiene mucha importancia para el SEO en Alexa, no podemos olvidarnos de la imagen. La otra gran lucha que se está librando en estos momentos -además de la del voice commerce- es la del visual commerce. La imagen como fuente de inspiración tiene un gran potencial y mueve a compra. Los smart speakers pronto dejarán de ser sólo audibles, y su categoría de altavoz habrá sido sólo una transición. Echo Spot ya viene con pantalla, otras marcas trabajan en sincronizarse con la pantalla del televisor y es muy probable que la próxima generación de smart Tv ya venga de serie con un asistente virtual integrado. Y esto es sólo lo que nosotros podemos imaginar. No quiero ni pensar en lo que no.

Si buscas una agencia de marketing de resultados que desarrolle una adecuada estrategia de SEO en Alexa, contacta con Kanlli y nuestro departamento especializado trabajará para un óptimo posicionamiento orgánico de tus productos en Amazon.