Ayúdanos. Vota este artículo.
Total: 5 &nbsp &nbspMedia: 5

Nuevos factores de posicionamiento conocidos como Core Web Vitals se divisan en el horizonte, según los vaticinios de voces expertas de la industria. Se trata de tres métricas relacionadas con la experiencia de usuario definidas por Google recientemente y que se prevé se conviertan en nuevos factores de clasificación de búsqueda este mismo año.

Las nuevas métricas están configuradas para medir la velocidad de carga, la interactividad y la estabilidad visual. Se añaden así a otros factores como son la compatibilidad con dispositivos móviles, la seguridad o la ausencia de ventanas emergentes, todos ellos encaminados a evaluar la experiencia general de la página y su clasificación en cuanto a UX, decisiva para entrar o no en el ranking de posicionamiento SEO. Los Core Web Vitals se pueden medir con las herramientas para desarrolladores web PageSpeed ​​Insights , Chrome UX Report , Search Console , Chrome DevTools , Lighthouse y Web Vitals Chrome Extension.

Las marcas más comprometidas con el SEO llevan ya mucho tiempo entendiendo la experiencia de usuario como un factor de posicionamiento de primer nivel. Ante la inminente llegada de los Core Web Vitals, muchas de ellas se han adelantado y han comenzado a trabajar con el objetivo de tener optimizados al máximo estos factores, antes de que comiencen a computar en el posicionamiento.

¿Cuáles son los Core Web Vitals?

Tras realizar muchas pruebas para lograr medir la experiencia percibida por el usuario, Google parece haber dado con la fórmula mágica. Core Web Vitals lo conforman tres métricas que, combinadas, informan sobre la primera impresión que una página causa en las personas que entran en ella.  El buscador afirma que los sites que cumplen estos tres parámetros tienen un 24% menos de probabilidades de perder usuarios durante la carga de la página. Pasemos a definirlos.

Largest Contentful Paint (LCP)

Esta métrica evalúa el rendimiento de carga teniendo en cuenta distintos puntos de referencia que intervienen en la experiencia del usuario. LCP mide la representación del elemento de mayor tamaño a medida que la composición de la pantalla cambia durante la carga y antes de que el usuario interactúe con la página. Los elementos de página contemplados en la métrica LCP son imágenes, imágenes dentro de un elemento, vídeo, imagen de fondo o background y elementos que contienen texto o elementos de texto inline-level.

Para optimizar la métrica Largest Contentful Paint es necesario atender a aspectos de optimización como el tiempo de carga de recursos, el tiempo de respuesta del servidor o la optimización de Javascript o CSS, entre otros.

Cumulative Layout Shift (CLS)

La segunda de las métricas Core Web Vitals es Cumulative Layout Shift y evalúa la estabilidad visual de una página. En ocasiones, al entrar en una web, el contenido puede moverse constantemente a causa de que la página parece estar cargada completamente, pero no lo está. Esto puede provocar que el usuario se sienta incómodo o, peor aún, que haga clic en el lugar incorrecto, generando así una acción indeseada. Es por ello que Google, en pro de la óptima UX, valora este aspecto.

La puntuación CLS se calcula multiplicando la parte de la pantalla que cambió inesperadamente al cargar por la distancia que se desplazó el contenido. Se trata, sin embargo, de la optimización más sencilla de las tres métricas de Core Web Vitals, pues se reduce incluyendo atributos de tamaño para imágenes y vídeos y evitando la inserción de nuevo contenido sobre el ya existente.

First Input Delay (FID)

La ultima de las métricas que intervienen en Core Web Vitals mide el tiempo que tarda una página en reaccionar a la primera acción del usuario. A diferencia de las otras dos, el First Input Delay sólo se puede medir sobre el terreno, ya que requiere que un usuario real elija cuándo realizar esa primera acción.

En las pruebas de laboratorio, el FID se sustituye por Total Blocking Time (TBT), que es el período entre que aparece el primer contenido y la página se vuelve receptiva. No hace posible valorar el FID con precisión, pero sí permite aproximarse a lo que resultaría en una experiencias de usuario real. Su optimización se logra, principalmente, obteniendo una carga de la página más rápida, por ejemplo dividiendo el código y usando menos JavaScript.

El futuro de los Core Web Vitals

Todo apunta a que estas métricas serán más pronto que tarde unos indicadores muy relevantes para el posicionamiento SEO desde el punto del vista del desempate: es decir, si Google considera que existen varias páginas con contenidos del mismo valor para el usuario, priorizará aquellas que ofrezcan mejor UX en base a los Core Web Vitals. Esto quiere decir que es importante atender a estos valores, pero jamás priorizarlos por encima del contenido de calidad, la autoridad de la página o la intención de búsqueda. Además, no todas estas métricas tienen el mismo peso entre sí ni en relación con otras. Google Lighthouse otorga un 25% de importancia tanto a LCP como a TBT (el equivalente de laboratorio para FID), mientras que a CLS sólo le concede un 5% de peso dentro del conjunto de métricas totales.

Todavía no está ocurriendo, pero las previsiones apuntan a que en algún momento de este 2021 los Core Web Vitals pasarán a ser un factor de clasificación oficial, dado que, además, extiende los beneficios de AMP a aquellas webs que no son AMP pero son igualmente rápidas, a las que hasta el momento no se les está beneficiando al mismo nivel por no existir una forma confiable de medir la velocidad de página percibida por el usuario. Si esta brecha se cierra, será una buena noticia.

Los Core Web Vitals no hay que entenderlos como algo cerrado, pues no se descarta que en el futuro puedan incorporarse otras métricas relativas a la experiencia de usuario, tales como evaluar los retrasos en las todas las interacciones de la página (no sólo la primera), la suavidad en las transiciones o la posibilidad de una reproducción previa de las páginas en las SERP de forma similar a AMP.

El SEO que viene es el de la experiencia de usuario llevada a la excelencia, lo que comenzó con velocidad de carga y mobile first. A día de hoy, seguimos viendo marcas que ni tan siquiera están atendiendo a estos dos parámetros mientras se preguntan por qué su web es invisible a los resultados de búsqueda. Hace tiempo que perdieron importancia prácticas como el link building. Incluso las estrategias con una atención a las palabras clave demasiado encorsetada son cosa del pasado desde la introducción en los algoritmos de la vertiente semántica. Cambian los tiempos y las métricas que en cada momento determinan la posición en los rankings, pero hay algo que nunca ha cambiado ni cambiará: el buen SEO pone la experiencia de usuario en el centro, ya sea para que éste encuentre exactamente lo que está buscando o para que pueda acceder a ese contenido de manera rápida, sencilla y sin fricciones.

Si buscas una agencia de posicionamiento SEO que contemple tu estrategia SEO en el escenario más actual, contacta con Kanlli y nuestro equipo de expertos te ayudará a escalar tu web en el ranking de resultados.