Tu opinión nos ayuda a mejorar
Total: 1    Media: 5

Índice de contenidos [Ocultar]

    Son muchos los retos y oportunidades para e-commerce que dejará el mundo post pandemia.  La alianza entre e-commerce y confinamiento que se ha producido tras dos meses con los ciudadanos de medio mundo encerrados en casa parece que traerá aparejado un importante cambio en la tendencia de consumo. Según datos de Nielsen, las ventas online de gran consumo se dispararon cerca de un 74% sólo en la segunda semana de confinamiento. Ya hay voces expertas que aseguran que tras esta crisis, el comercio electrónico tendrá mucho más peso en la sociedad.

    Mientras algunas cadenas de supermercados veían cómo sus ventas a través de Internet se multiplicaban por cuatro, llegando a conformar el 25% de la facturación, las transacciones online en el sector de la electrónica crecían cerca de un 140%, motivadas, en gran parte por el nuevo escenario del teletrabajo. Farmacia, mobiliario, belleza, entretenimiento y deporte han sido otras de las áreas que mayor demanda han soportado durante la cuarentena.

    Aumento general de la demanda online

    Si antes de la declaración del estado de alarma la actividad del comercio online mostraba una tendencia a la baja en España, las circunstancias han disparado la demanda en este canal, y la necesidad ha hecho que se hayan atrevido con las compras online incluso los segmentos de población de edad más avanzada, los que tradicionalmente se mostraban reticentes. Vencida la resistencia inicial de algunos colectivos de consumidores, y consolidado el hábito de la compra online en otros, no parece descabellado asegurar que el confinamiento afectará de un modo directo al futuro del e-commerce.

    Como ocurre siempre, los que han salido más beneficiados han sido los gigantes del e-commerce en detrimento de las tiendas online más pequeñas, aquellas que tienen mucho más difícil alcanzar a los consumidores u ofrecer facilidades de compra. Sin embargo, esta crisis ha propiciado que muchos retailers hayan comenzado a trabajar en la mejora de sus tiendas online. Todos ellos, a matacaballo; pero es un buen comienzo: “el primer paso no te lleva a donde quieres estar, pero te saca de donde estás”. Se abre ante todo un mundo de retos y oportunidades para e-commerce.

    Supermercados online y cuarentena: miedo al apocalipsis zombie

    Las ventas online en productos de alimentación no las dispararon ni el virus ni el confinamiento, sino el miedo. Muchos consumidores migraron al universo digital para hacer la compra, evitando acudir a los supermercados, y empezaron a sobre abastecerse, por si acaso. Este cambio de tendencia impulsó, de la noche a la mañana, un canal de compra considerado residual en el sector de la alimentación, hasta el punto de que se duplicó el número de compradores online con respecto al habitual, según la consultora Oliver Wyman.

    Y mientras la demanda aumentaba, las páginas web se colapsaban, los servidores no daban abasto, y la plantilla de trabajadores, tampoco. Aumentaban los plazos de entrega y los consumidores compraban de más, por si acaso. Más sensación de escasez. Más colapso. Eso, en las grandes cadenas de supermercados, claro. Nadie se acuerda de las pequeñas tiendas online cuando consiste en hacer acopio de bienes de consumo doméstico de muy distinta naturaleza.

    Si algo de interesante tiene esto para los e-commerces de alimentación no es tanto la anécdota en sí, sino el cambio de tendencia que se prevé tenga lugar, ahora que muchos consumidores se han familiarizado con este modo de compra y han encontrado en él grandes ventajas.  A un tiempo, los supermercados y tiendas online de alimentación se han tenido que adaptar a marchas forzadas. Y no sólo con el refuerzo de sus plantillas o la optimización de sus procesos: mientras DIA cerraba tiendas físicas para reforzar la atención online, Mercadona aceleraba la inauguración de un almacén en Madrid destinado a las compras online y El Corte Inglés tiraba de Deliveroo.

    Cuando las aguas vuelvan a su cauce, será momento de analizar dónde estaban las debilidades y aprovechar el impulso que se ha cogido durante estos meses para consolidar un nuevo modelo de e-commerce. No sólo en lo logístico, también en el plano digital. Quizá el cómo los ciudadanos hagan la compra a partir de ahora forme parte de ese “un antes y un después” del que todos hablan. Habrá que estar a la altura, tanto con una web optimizada que dé la mejor respuesta como con una estrategia digital que haga destacar sobre la competencia. Los retos y oportunidades para e-commerce de Alimentación son ahora más notorios que nunca.

    Ecommerce de electrónica: el boom del teletrabajo

    Con la declaración del estado de alarma, el teletrabajo creció en España del 5% al 34% de la noche a la mañana, según datos de IvieLab, dependiente del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas sobre la base de encuestas y datos del INE. Este cambio en el modelo laboral motivado por la urgencia, obligó a más de un 22% de los empleados españoles a improvisar una oficina doméstica donde antes tan sólo había un dormitorio, una sala de estar o una cocina. ¿La consecuencia de esta falta de planificación? Se dispararon las ventas de productos electrónicos, un crecimiento de cerca del 140% conformado, en su mayoría, por equipos informáticos o periféricos necesarios para el desempeño de las labores productivas.

    Sin ir más lejos, MediaMarkt ha visto incrementadas sus ventas en un 500% durante la cuarentena. ¡500%!  No sólo a causa del teletrabajo, la industria del entretenimiento para ese nuevo segmento de ninis (ni teletrabajan ni les dejan ir a trabajar) también ha tenido mucho que ver: televisores y videojuegos han disparado sus ventas. ¿Qué más? Electrodomésticos y smartphones, claro, que “todo queda en casa”, hasta las relaciones sociales. La respuesta de esta conocida cadena a la situación de confinamiento fue “trabajar sin descanso para impulsar la web, sin dejar de implementar mejoras para acercar a los clientes a la tecnología durante el confinamiento”, en palabras del consejero delegado de MediaMarkt Iberia, Alberto Álvarez Ayuso.

    Parece que, al menos de momento, el confinamiento ha llegado a su fin. Sin embargo, es previsible que el teletrabajo se mantenga durante varios meses. Incluso, en un importante número de empresas, se acabará instaurando. En este nuevo escenario, los e-commerces de electrónica tendrán grandes oportunidades en el corto plazo. Es necesario comenzar ya a trabajar en una estrategia de marketing digital que contemple esta nueva realidad y los retos y oportunidades para e-commerce en el sector de la Electrónica.

    Farmacia online, farmacia libre de virus

    El sector Farmacia también ha visto incrementadas las ventas en su canal digital, a causa de las reticencias de muchos ciudadanos de acudir a un establecimiento con elevado riesgo de contagio. Según datos de UGROUND y Orbaneja, la venta online de productos farmacéuticos ha aumentado más de un 60% durante el confinamiento. En España, sólo el 7% de las farmacias tienen tienda online, un porcentaje muy bajo para un sector extremadamente amigable con las pandemias. Las farmacias online son las únicas que, lejos de registrar pérdidas, han visto incrementados sus beneficios durante el confinamiento al ser capaces de llevar la farmacia a los hogares.

    La digitalización ha sido decisiva para estos establecimientos, con un incremento notable para las tres categorías de farmacia, siendo el mayor aumento para la farmacia turística, con un crecimiento de las ventas diarias del 100%, seguidas por las de barrio (90%) y las de paso (60%). No cabe duda de que es el momento de que las farmacias se replanteen el modelo y apuesten por el comercio online, adecuándose a los nuevos tiempos y a un modelo de consumo que se prevé también despunte para el sector, en este «un antes y un después» que nos ocupa. El sector farmacia es uno de los que mayores retos y oportunidades para e-commerce presenta en el corto plazo.

    Ecommerce de muebles y decoración hacen su agosto

    El teletrabajo y la enseñanza online, además de incrementar las ventas de productos electrónicos también ha elevado la demanda de mobiliario de oficina, llegando incluso a agotar existencias en IKEA. Sillas y escritorios han sido los muebles más demandados. Según Google Trends, en el mes de abril las búsquedas para el término «silla ergónomica» se incrementaron un 800% más, mientras que para mesas de escritorio el incremento fue del 170%, respecto al pasado año. Sigue habiendo mercado, ya que las previsiones son que hasta julio no se permitirá regresar a las oficinas, sin contar con aquellas empresas que lo alargarán más o, incluso, indefinidamente.

    Pero no son los únicos muebles que los españoles hemos comprado estando confinados. En el ranking de más vendidos de IKEA aparecen las sillas de jardín o las camas nido. Por su parte, el marketplace de bricolaje y jardín, ManoMano, ha aumentado su facturación en un 250% en España durante el confinamiento, según informaba la compañía en un comunicado a principios del mes de mayo. Además, el marketplace señalaba que ha crecido siginificativamente el número de nuevos clientes. Entre los productos más demandados señalaban sillas de despacho, escritorios, parques infantiles de exterior y muebles de almacenaje. Los retos y oportunidades para e-commerce en el sector de muebles y decoración dependerán en gran medida de la consolidación definitiva del teletrabajo.

    Amazon, el gran beneficiado por el confinamiento

    Pero si alguien ha salido ganando con todo esto, es el marketplaces de marketplaces. “Está claro, si cierran las tiendas y tengo que comprarlo por Internet, tiro de Amazon que me ofrece compra ‘con un clic’, me da garantías y confianza. Y sí, seguro que reparten.” Con toda seguridad este ha sido el razonamiento de muchos consumidores, una decisión generalizada que explicaría el liderazgo online del gigante del e-commerce durante la cuarentena: Amazon registró más de 4.000 millones de visitantes únicos en marzo, más que eBay, Rakuten, Samsung, Walmart y Apple juntos, según datos de Learnbonds.com. Ahí es nada. ¿Por qué? Porque ante la acuciante necesidad de adquirir un bien necesario, uno no compara. Va a lo fácil, a lo seguro… o a lo Prime, y se ahorra los gastos de envío.

    Sin embargo, Amazon es sólo la plataforma. Detrás hay numerosos comercios minoristas que son quienes se han llevado la mayoría de las ventas. Por si aún no estaba claro, vender a través de grandes marketplaces es una buena oportunidad para los retailers, estemos o no en tiempos pandémicos, pero más aún si lo estamos. Es necesario que, más allá de sus propias tiendas online, los minoristas tengan presencia en estos grandes mercados digitales y trabajen en adecuadas estrategias de posicionamiento. Contar con un buen posicionamiento SEO en Amazon puede que haya salvado a más de un minorista durante el confinamiento.

    De manera paralela, conviene que los e-commerces se fijen en cuáles son las ventajas que hacen que Amazon fidelice a sus clientes e intenten replicarlas, desde la usabilidad web a las facilidades de compra y garantías de entrega. Está claro que no se puede competir con el gigante, pero sí existe margen de mejora imitándole en todo lo que se pueda y comunicando esas ventajas a sus clientes potenciales mediante una adecuada estrategia de marketing digital.

    Los grandes perdedores de esta crisis: moda, turismo, ocio y cultura

    Si te pasas encerrado en casa dos meses, con un pijama y unas chanclas vas que te matas. Nadie va a comprarse ropa para bajar a pasear al perro o ir a tirar la basura. Por eso el sector de la moda ha asistido a un desplome de las ventas. Pero con el desconfinamiento, se ve la luz de la oportunidad para las ventas textiles, sobre todo en el plano online, ya que las medidas de distanciamiento no revisten de mucho atractivo al hecho de ir de compras. Es tiempo de comenzar a hacer campañas en Moda, con el foco puesto en las rebajas.

    El turismo lo tiene un poco más difícil para la recuperación, y las empresas del sector que no hayan comenzado ya a hacer campaña, van tarde. El anuncio del Gobierno de recibir turistas extranjeros a partir del 1 de julio supone una oportunidad, aunque también un importante reto de marketing: el de convencer a ciudadanos extranjeros de que nos visiten, a pesar del panorama. Muchas veces, compitiendo con la llamada al «proteccionismo turístico» que están haciendo muchos gobiernos en los países emisores. O más aún, vencer la resistencia de unos ciudadanos como los franceses, a los que se les está recomendando, directamente, no viajar a España. Urgen estrategias de marketing agresivas para salvar estos obstáculos.

    El ocio y la cultura es otro de los escenarios sectoriales más afectados por la crisis de la Covid19. La apertura comienza en meses muy propicios a disfrutar del ocio pero choca con la limitación de aforos que dificulta la puesta en marcha de muchas salas culturales y recreativas. También de los propios bares y restaurantes. Hace falta creatividad en las propuestas, digitalización y un importante impulso publicitario para comunicarlo.

    Retos y oportunidades para e-commerce desde ya mismo

    A la luz del análisis realizado, cabe afirmar que los retos y oportunidades para e-commerce son muchos. Las tiendas online en España deberán enfrentar grandes desafíos si desean, por un lado, aprovechar el tirón de demanda online en el que estamos inmersos y, por otro, prepararse para situaciones similares que puedan ocurrir en el futuro. Sin ánimo de ser agorera, los virólogos tienen la vista puesta en el otoño: es importante que a los minoristas no les vuelva a pillar otro confinamiento por sorpresa.

    Dentro de los retos a los que se enfrentan los retailers desde ya mismo, cabe citar los siguientes:

    • Crear un negocio fuerte en el canal online. Tener presencia digital puede ser garantía de supervivencia en caso de que sus establecimientos físicos se vean de nuevo afectados o hayan tenido que echar la persiana definitivamente a causa de las pérdidas sufridas. Si no tienes tienda online, es el momento de abrirla.
    • Apostar por la mejora continua de las tiendas online. Se trata de un entorno altamente competitivo en el que conviene marcar la diferencia si se quiere sacar provecho y rentabilidad. Hacer test continuos para potenciar fortalezas y minimizar debilidades y permanecer a la vanguardia tecnológica son, entre otras muchas, necesidades acuciantes para estar a la altura de lo que demanda un comprador online ya maduro.
    • Hacer desaparecer los gastos de envío parece ser una apuesta a caballo ganador. El marketplace de artesanía  Etsy, que ha experimentado un crecimiento importante en los últimos tiempos, tiene el foco en lograr este objetivo. Si nos circunscribimos al tiempo de confinamiento, el envío gratuito ha sido la estrategia seguida por muchas tiendas online para captar ventas y fidelizar en tiempos de pandemia. Por ejemplo, La Casa del Libro eliminó los gastos de envío en las primeras semanas de encierro, garantizándose una ventaja sobre Amazon.
    • Poner en marcha una firme estrategia de marketing digital. Tanto en tiempos de pandemia como en circunstancias normales, apostar decididamente por el marketing digital puede suponer la misma diferencia que poseer una tienda en un callejón de extrarradio o poseerla en plena Gran Vía.
    • Beneficiarse de las bondades del más fuerte. Una adecuada presencia en marketplaces, con el asesorameinto de expertos, es fundamental para mantener ventas fuera de los canales propios.
    • Trabajar en estrategias de marketing para dar salida al stock que se haya quedado parado durante los meses de parón económico, analizando la viabilidad y priorizando aquellos productos que presenten mayor demanda en función de las circunstancias, mucho más caprichosas y cambiantes que nunca en estos momentos.
    • Apostar por la tecnología. La gran aliada, la que permitirá no sólo mejorar las propias tiendas online sino los procesos de producción y organizativos. Digitalizar al personal y prepararlo realmente para funcionar en el entorno digital es también muy necesario para que no se ahoguen si se vuelve a desbordar el río.

    En cuanto a las oportunidades, son muchas para aquellos que primero lleguen. El impacto del coronavirus ha supuesto un importante crecimiento en la venta online de productos de rápido consumo en España, incorporando nuevos consumidores al canal digital. Es previsible que este cambio de hábitos y de tendencia se afiancen y mantengan en el tiempo, reinventando el paradigma y suponiendo la consolidación del comercio electrónico en nuestro país. Y, en este hipotético y halagüeño contexto, todos los sectores de venta de bienes y servicios tienen su sitio.

    ¿Quieres poner en marcha una tienda online o impulsar tu negocio digital? En Kanlli tenemos contrastada experiencia en el ámbito del marketing para e-commerce. Los retos y oportunidades para e-commerce son muchos. Contacta con nosotros y te asesoraremos sobre la mejor estrategia digital para tu negocio.

    Fuentes: Expansión; eShow Magazine; El Economista; La Vanguardia; Cinco Días; El Independiente; Revista Inforetail.