Ayúdanos. Vota este artículo.
Total: 1    Media: 5

inversión digital Según datos del informe «Global E-commerce 2020» de eMarketer, España fue uno de los países en los que más creció el comercio electrónico el pasado año, llegando a incrementarse un 20% las ventas digitales del sector retail. Por su parte, el «Estudio Anual de eCommerce 2020» de IAB Spain, desvela que siete de cada diez internautas españoles compran online, más de 22 millones de personas.

Sin embargo, este crecimiento no se ha visto necesariamente reflejado en la inversión digital de los vendedores minoristas para este 2021, lo cual me lleva a preguntarme hasta qué punto son conscientes de la pérdida de oportunidad. Parece ser que esta crisis sanitaria que estamos viviendo será el cedazo que deje fuera del mercado, definitivamente, a un buen puñado de retailers. Los que pasen la criba, lo harán más fuertes, más tecnológicos y con menos competencia.

«La oportunidad la pintan calva», pensaron algunos de nuestros clientes a raíz del confinamiento, quienes reforzaron sus esfuerzos digitales mientras otros disminuían su inversión. Bien es cierto que hay sectores que se vieron beneficiados por las circunstancias de forma natural, como fueron el de Alimentación, Mobiliario, Libros o Entretenimiento, entre otros. Sus ventas se incrementaron sin que apenas tuvieran que hacer un esfuerzo adicional. Eso sí, quienes reforzaron su inversión digital se hicieron con más parte del pastel.

Por el contrario, muchos retailers de sectores menos «amigables» con la pandemia se volvieron recelosos, detuvieron campañas, redujeron presupuestos o paralizaron su inversión digital. Parecía tener su lógica: el mundo entero se había paralizado. Pero se olvidaron de algún que otro pequeño detalle: nada les garantizaba que el problema se fuera a solucionar en un mes, la gente seguía necesitando comprar todo tipo de bienes y lo más importante: el mundo real se había detenido, sí, pero estaba más vivo que nunca en el plano virtual. Quienes sí se dieron cuenta de ello, han incrementado notablemente sus ventas si se comparan períodos previos y posteriores a la pandemia.

En Estados Unidos esto lo tienen y lo han tenido siempre muy claro: el 51% de los vendedores minoristas aumentó sus inversiones en comercio electrónico en 2020, según una encuesta de eMarketer, y casi la mitad de los directores financieros del retail trabaja en 2021 para acelerar su transformación digital, con especial interés en campos como el mobile commerce, el comercio de voy y la omnicanalidad con foco en el establecimiento físico.

El sector retail ha asistido (y seguirá asistiendo) a grandes cambios en el último año. De cómo los vendedores digitales sean capaces de adaptarse dependerá su supervivencia. Todavía no es tarde para apostar por la digitalización, para reforzar la estrategia omnicanal, para integrar el e-commerce en sus modelos de negocio si aún no cuentan con esta pata imprescindible. Es el momento de poner todos los esfuerzos en digital para evitar perder la oportunidad. Hay trenes que solo pasan una vez en la vida. Este es uno de ellos y es un tren de mercancías.