Ayúdanos. Vota este artículo.
Total: 4    Media: 5

Si se cumple el anuncio hecho el pasado mes de mayo, Google bloqueará anuncios que consuman más de 4 MB de datos de red o un total de 60 segundos de CPU, a finales de este mes. Será a través de una herramienta en su navegador, Google Chrome, como detecte y bloquee la carga de anuncios que consuman demasiados recursos del sistema.

Si bien solo el 0,3% de los anuncios exceden los umbrales fijados en los estándares de Google, representan el 27% de los datos de red generales consumidos por los anuncios, así como el 28% del uso total de CPU de anuncios. Como ejemplo de ello, Google menciona anuncios que extraen criptomonedas o albergan mini juegos.

Con esta política de intervención publicitaria, Google quiere poner fin a las experiencias de usuario «dañinas o molestas», censurando aquellos anuncios que, en sus propias palabras, «la mayoría de las personas encuentra inaceptables», en referencia a los anuncios que este tipo de anuncios consumen una parte desproporcionada de los recursos del dispositivo sin que el usuario lo sepa, ya que «pueden agotar la vida útil de la batería, saturar redes que ya están sobrecargadas y costar dinero» por el excesivo consumo de datos.

Google bloqueará anunciosVídeos de formato largo y rich media, los más afectados

La decisión no afectará a aquellas empresas de tecnología publicitaria que ya han reducido el uso de la red y la CPU en sus bloques de anuncios, a fin de mejorar la experiencia del usuario. Pero aquellas que dependen de vídeos de formato largo y bloques de anuncios rich media se verán muy afectadas, ya que, de sobrepasar los umbrales permitidos, el anuncio se bloqueará y no se mostrará, con la consecuente pérdida de la inversión publicitaria de los anunciantes.

Por su naturaleza, los tres tipos de anuncios de vídeo que Google bloqueará serán aquellos anuncios en pre-roll que no se pueden saltar, o grupos de anuncios de más de 31 segundos que no se puedan saltar antes de 5 segundos; los anuncios en mid-roll que interrumpen la experiencia de usuario (independientemente de su duración) y los anuncios fijos superpuestos a la reproducción del vídeo que se coloquen en el tercio central del vídeo, obstaculizando su visualización, o que tapen más del 20% del contenido audiovisual. Esta medida tomada por Google también afectará a Youtube, su plataforma de vídeo.

Quienes deben reconducir su estrategia desde este mismo momento son los editores de sitios web que insertan anuncios de este tipo en piezas audiovisuales de corta duración, una práctica muy extendida entre los medios de comunicación digitales. Es recomendable que modifiquen sus estrategias y revisen sus prácticas a fin de hacerlas coincidir con las recomendaciones del Informe de experiencia de anuncio de The Coalition for Better Ads.

Más restricciones: cookies e IDFA

Pero no sólo Google bloqueará anuncios, pues no es el único que impone restricciones a partir de sus navegadores: Edge está basado en Chromium, el motor de Google Chrome; y Microsoft es miembro de The Coalition for Better Ads. Es de esperar que Edge también bloquee este tipo de publicidad en vídeos o aquellos anuncios que consuman un exceso de recursos.

Este intervencionismo de los navegadores en los anuncios que se sirven es un paso más para hacerse con el control publicitario. El caso de las cookies de terceros también preocupa a empresas tecnológicas y anunciantes. Desde que en 2017, el navegador de escritorio Safari bloqueara las cookies de terceros, otros mueven ficha en esta dirección. El propio Google anunció en enero que las eliminaría progresivamente en el plazo de dos años, y, aunque tras el anuncio los líderes de tecnología publicitaria se unieron para una negociación, lo cierto es que casi 9 meses después, aún no hay un plan B.

El anuncio de Apple de bloquear el uso del Identificador de publicidad para dispositivos iOS (IDFA), también preocupa a los desarrolladores que dependen de un modelo comercial basado en anuncios. Todos estos pasos se dan en pro de una mejor experiencia de usuario y por la protección de su privacidad, pero ponen a la industria publicitaria contra las cuerdas, pues ahora deben encontrar el modo de que los navegadores admitan prácticas publicitarias como la orientación, la atribución o la limitación de frecuencia. Si no se acuerdan pronto unos estándares, la publicidad digital sufrirá un duro estoque. No faltan voces que vaticinan que sólo entre el 60% y el 70% de los modelos de negocio sobrevivan en el nuevo ecosistema.

Como agencia de medios con amplia experiencia en digital somos conscientes del gran reto que afronta la industria publicitaria: abogamos por el consenso de unos estándares y urgimos a los anunciantes a tomar mayor conciencia de sus campañas apelando a una máxima de Charles Darwin: “Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio». Contacta con Kanlli si necesitas un plan de medios adecuado a tu negocio, objetivos, y en consonancia con los nuevos requerimientos de la industria.

Vía: AdExchanger