Tu opinión nos ayuda a mejorar
Total: 1    Media: 5

Mark Zuckerberg ha anunciado la creación de Facebook Shops, un marketplace integrado dentro de sus redes sociales y apps de mensajería, gracias al cual, en sus propias palabras, «cualquier pequeña empresa puede abrir fácilmente una tienda online y vender sus productos directamente, a través de nuestras aplicaciones».

Muchos han sido los pasos que ha dado Facebook en los últimos años para morder del pastel del e-commerce y, ahora, acelera el lanzamiento de su proyecto más ambicioso movido por la situación actual, un contexto en el que las tiendas físicas han echado el cierre en medio mundo como consecuencia del confinamiento. Pero dentro del universo Facebook la vida no se ha detenido. Al contrario: las aplicaciones de mensajería Facebook y WhatsApp han llegado a registrar un aumento de más del 50%. Sólo el uso de WhatsApp experimentó un incremento del 500% durante el primer día decretado de estado de alarma en España, llegando hasta el 800% en esa primera semana.

Sin embargo, las aplicaciones de mensajería son, precisamente, las que el gigante tecnológico no monetiza. Así, Facebook ha visto cómo se incrementaba su uso mientras caían las inversiones publicitarias de los anunciantes, en un contexto en el que las ventas online de gran consumo se dispararon cerca de un 74% sólo en la segunda semana de confinamiento, según datos de Nielsen.

A la luz de los acontecimientos, Facebook ha puesto a teletrabajar sin descanso a los responsables del proyecto, con el fin de adelantar el lanzamiento de Facebook Shops, la evolución natural de Facebook Marketplace, el espacio que nació para la compraventa entre particulares al que se han ido uniendo también pequeños negocios en los casi tres años transcurridos desde su lanzamiento. En este sentido, Facebook ha anunciado que los perfiles de vendedor profesional presentes en Marketplace pasarán automáticamente a formar parte de Facebook Shops.

Facebook Shops, ventajas para vendedores y consumidores

Zuckerberg ha asegurado que las tiendas de Facebook Shops serán gratuitas y fáciles de crear, y darán a los comercios pequeños la posibilidad de vender online sin importar su tamaño o presupuesto. Es una atractiva promesa para el sector de la venta minorista de menos recursos, cuyo futuro pende de un hilo.

El proyecto persigue tener presencia no sólo en Facebook e Instagram, sino también dentro de las aplicaciones de mensajería de Messenger y WhatsApp. Zuckerberg ha asegurado que, una vez configurada la tienda, será accesible desde estos cuatro espacios directamente, unas tiendas nativas y rápidas que funcionarán de manera unitaria, de modo que el usuario no tendrá que introducir su número de cuenta cada vez, entre otras ventajas de esta omnipresencia. Además, Facebook ha anunciado que trabaja ya con importantes empresas tecnológicas de e-commerce que provean a los vendedores de herramientas que ayuden a los negocios a gestionar el proceso de compra de con sus clientes, al nivel que éstos decidan o se puedan permitir.

Del lado del usuario, Facebook Shops trabaja en la creación de numerosas funcionalidades que ayuden a los consumidores a descubrir los productos, incluyendo la posibilidad de compra en tiempo real. Con la vista en el futuro, se planea aprovechar el potencial de la inteligencia artificial y la realidad aumentada, ofreciendo la posibilidad de probarse prendas, complementos o maquillaje, en pro de una experiencia de compra mejorada. Todo ello con el foco puesto en la «compra a un clic». Otra novedad importante es la que se refiere al contacto estrecho y directo con los vendedores, ya que, asegura Facebook, los clientes podrán interactuar en tiempo real con los vendedores a través de sus herramientas de mensajería.

«Los vendedores pueden configurar una experiencia de tienda online completa con las Facebook Shops. Todas estas herramientas están abiertas para los negocios, incluso cuando su tienda física no puede estarlo».

Mark Zuckergerg

Esta declaración, en clara referencia a la prohibición de abrir los establecimientos durante el confinamiento, evidencia que Facebook Shops en la oportunita respuesta de la red social a aquellos vendedores que han visto cómo sus negocios se paraban, mientras sus competidores mayores, con Amazon a la cabeza, mantenían un ritmo creciente de ventas online, gracias a sus infraestructuras digitales.

Facebook Shops

Facebook Shops, todo queda en casa

Muchos ven en este nuevo movimiento de Facebook un modo de competir con gigantes del e-commerce como Amazon o eBay, pero tal vez no nos equivoquemos al pensar que va por otro camino. No parece probable que Facebook confíe en que logrará ganarle terreno a los grandes del e-commerce. En este sentido, parece que únicamente recogerá las sobras. Su estrategia podría discurrir en otra dirección: por una parte, continuar acrecentando su estrategia de retener a sus usuarios dentro de su universo propio. En ese sentido, más bien podría ganarle terreno a Google, atendiendo a su estrategia conjunta: red social, mensajería, consumo de vídeos con Facebook Watch e Instagram Tv y, ahora, con la integración de una plataforma de venta que favorezca que el usuario no tenga que «cambiar de barrio» casi para nada. Más en un contexto en el que nos ocupa, de aislamiento social y tiendas cerradas.

No conviene olvidar la aportación a este concepto de Libra, el proyecto de criptomoneda de Facebook pues, a pesar de que ha chocado frontalmente con intereses financieros y gubernamentales en relación a su modelo originario, continúa ralizando importantes fichajes del ámbito financiero, con la vista puesta en su lanzamiento a finales de este año. Si finalmente salva los escollos, el universo Facebook dispondría hasta de una moneda propia. En el peor de los casos, el proyecto libra acabará transformándose en una plataforma de pago estilo PayPal, un modelo que explotar dentro de sus murallas.

A la luz de estos los movimientos, Facebook Shops plantea un escenario win-win, en el que tanto comerciantes como consumidores alcanzan la ventaja; el mismo win-win que lleva Google como bandera y que le hace mantener su hegemonía en el terreno de los buscadores generalistas.

Objetivo: ganar anunciantes

Si bien Facebook Shops es una pieza más en el tablero amurallado de Facebook, en sí mismo perseguiría el objetivo cortoplacista de incrementar los ingresos de la red social por publicidad. El confinamiento y el cierre parcial de la actividad económica ha hecho caer en picado la inversión publicitaria, un descalabro al que la red de redes no ha podido escapar, tras reportar un crecimiento un 8% inferior a los esperado.

Según el planteamiento de Shops, los vendedores podrán tener presencia gratuita. Otra cosa es la visibilidad que sus productos tengan dentro de esta plataforma de e-commerce, presencia real que sólo será posible a través de anuncios o posiciones privilegiadas en los resultados de búsqueda. Estos anuncios alcanzarían a la mismísima WhatsApp si, tal y como está previsto, la app de mensajería líder comienza su aventura publicitaria este año.

Facebook Shops, ya en marcha, se irá desplegando en los próximos meses para todos los países y se espera que en verano se produzca la integración con Instagram. No sabemos qué acogida tendrá entre vendedores o usuarios, aunque sí podemos decir que los mercados sí le han dado un voto de confianza: tras el lanzamiento de Shops, Facebook se ha disparado en bolsa hasta máximos históricos. Sin duda, los vendedores no deben dejar de experimentar en este nuevo escenario una incursión que para muchos puede resultar urgente para poder reactivar sus ventas cuanto antes aprovechando el canal online.

Si tu empresa está pensando dar el salto al comercio electrónico, contacta con Kanlli. Somos una agencia especializada en marketing para e-commerce de dilatada trayectoria y reconocida solvencia.