¡Click para calificar este post!
[Total: 0 Media: 0]

Tener un proyecto o página web no es el fin, sino el medio para conseguir algo. Ya sea que busquemos dinero a través de una tienda online, lectores para una página de contenidos o ganar reputación como experto en determinado tema, entre otros objetivos, hay que medir para saber si lo estamos haciendo bien.

Avinash Kaushik, autor del libro Web Analytics 2.0, recomienda dividir nuestra estrategia en cuatro pasos fundamentales, y hacernos preguntas en cada una de las etapas.

Planificar y definir objetivos

Esta es la etapa fundamental de cualquier proyecto web que quiera tener éxito.  Si no se define de antemano qué es lo que se busca, se darán palos a ciegas y perderás tiempo y dinero.

¿Qué? En esta primera etapa toca determinar qué funcionalidades tiene el sitio web: ¿comprar, descargar documentos, dejar comentarios, registrarse?

¿Cuánto? Identificar qué es lo que quiero que haga el usuario, y cómo se puede medir.  Es en esta etapa en la que se hace la lista de los objetivos primarios que se tienen, y sus correspondientes KPI

¿Quién? Hay que pensar en nuestro grupo objetivo, y cómo lo vamos a atraer a nuestro sitio.

¿Por qué? En las herramientas de analítica web disponibles actualmente, la más popular es Google Analytics porque es gratis, te da la opción de ver el comportamiento de los usuarios en tu página, y hacer un esquema de por dónde entran y por dónde salen en nuestra web.  Pero este dato solo, no nos aporta mucha información.  Hay que conocer el por qué.  Existen herramientas de cuestionarios online, poco invasivos, que pueden medir el nivel de satisfacción de un cliente, y que aparecerá una vez el usuario decide abandonar la página.

Implementar la estrategia

¿Qué y cuánto? Etiqueta en tu herramienta de analítica todas las páginas, acciones y eventos que quieras medir.  Define los objetivos, y si se trata de un e-commerce, recuerda configurar el código.

¿Quién y dónde? Segmenta tu tráfico en función de las características que previamente definiste en la fase de planificación.  Además debes crear etiquetas para las fuentes de tráfico, y filtros para aquellas que no se puedan identificar.

Analizar los datos

Una vez definidos los objetivos e implementada la estrategia, ahora toca analizar.  Ese proceso en el que le damos significado a los datos recopilados e identificamos si vamos por buen camino.

¿Qué? De la infinidad de datos a los que tienes acceso, ahora debes determinar en cuáles te vas a centrar: trafico a la web, rebote, tiempo en el sitio, las páginas o fichas más visitadas, el llamado a la acción.  Un sinfín de variables que dependerán de los objetivos marcados.

¿Quién y por qué? Cuál es la fuente que más tráfico te atrae, quiénes son tus usuarios, y si están satisfechos.  Las mayor parte de las herramientas de analítica web solo recopilan datos cuantitativos, pero es importante conocer el sentimiento de nuestro público.

Es momento de volver a sacar aquellos cuestionarios que mencionamos en la etapa de planificación, y cambiar la pregunta. ¿Encontró lo que buscaba? ¿Recomendaría esta web?, entre otras tantas que se os pueden ocurrir siempre ciñéndose a los objetivos definidos.

Actuar y cambiar

Con los datos en mano, si no vamos camino a cumplir nuestros objetivos, toca actuar.  En esta última fase  del plan de analítica web se deben cambiar los elementos de nuestro sitio que no están funcionando y que dificultan la conversión.

Una vez terminado.  Regresamos a la etapa uno, y volvemos a planificar.

Privacy Preference Center