¡Click para calificar este post!
[Total: 0 Media: 0]

Esta misma semana se publicaba la noticia de que Facebook había adquirido una de las redes sociales de moda: Instagram. Pero, ¿Qué ha llevado al gigante a desembolsar 1.000 millones de dólares por ella?

Hasta hace muy pocos días, Instagram sóla estaba disponible para dispositivos con sistema operativo iOS, pero el pasado 3 de abril se lanzó para Android. En las 24 horas posteriores, esta aplicación superó el millón de descargas por parte de aquellos usuarios que lo estaban esperando como agua de mayo.

Instagram es una aplicación gratuita para móvil, una red social que permite tomar fotografías y compartirlas con nuestra red de contactos no sólo de Instagram, sino de otras redes sociales o plataformas como Facebook, Twitter, Tumblr y Flickr. Pero eso no es todo, pues uno de los mayores atractivos de Instagram es que incorpora una serie de filtros que nos permiten retocar nuestras fotografías, logrando unos asombrosos resultados. Como ejemplo, aquí os dejo algunas de las que yo he tomado con mi perfil, @ElenaLostale.

El éxito de Instagram radica en su sencillez, ya que dispone de muy pocas funciones, por lo que su utilización es fácil de aprender. Cualquiera que la descargue podrá comenzar a utilizarla sin necesidad de seguir un manual de instrucciones. Esto, sumado a la facilidad a la hora de compartir nuestras imágenes simultáneamente en nuestras redes sociales, hacen de Instagram una aplicación muy bien valorada.

Instagram permite tomar una fotografía, modificarla y publicarla en nuestro timeline. De Facebook ha heredado el «Me gusta» y la posibilidad de que otros usuarios nos dejen sus comentarios. De Twitter toma su naturaleza de red de contenido público y la opción de crear hahstags bajo los cuales agrupar las imágenes. Lo mejor de cada casa, vamos.

Además, Instagram nos permite añadir el lugar donde ha sido tomada una determinada fotografía gracias a que incorpora una función de geolocalización, por lo que, además de ser un álbum de fotos personal y convertirse en escaparate de nuestra obra, hace posible que le indiquemos a nuestros contactos el lugar exacto en el que nos encontramos. Ideal para dar envidia cuando uno se encuentra de viaje de placer.

Personalmente, Instagram me parece una muy buena aplicación que, como usuarios, nos permite desarrollarnos en un ámbito artístico de una forma lúdica; pero además considero que Instagram puede ser de gran valía y utilidad para aquellas empresas que dispongan de un catálogo con productos que mostrar o que simplemente desarrollen una estrategia basada en la fotografía. Algunas, como Starbucks, Red Bull, Marc Jacobs o  Tiffany & Co ya tienen una fuerte presencia en esta red social, una forma de hacer branding de gran atractivo para el usuario.

Una vez dicho todo esto, planteo la gran pregunta: ¿Estropeará Facebook esta red social ahora que está en su poder? 

 

Privacy Preference Center