Ponte en contacto con nosotros

Wearable marketing, la era post smartphone ha llegado

Wearable marketing

¡La era post-smartphone ha comenzado! El futuro se perfila en forma de appcesorio, un neologismo gramaticalmente cuestionable pero concepto de innegable potencial, no sólo en cuanto a accesorio tecnológico, sino también en lo que respecta a su uso como herramienta de marketing: el usuario ya no necesitará un dispositivo para conectarse a Internet, incluso puede ser que dentro de poco él sea el propio dispositivo.

Por mucho que nos suene a ciencia ficción, lo cierto es que los appcesorios, los wearables y la smart clothing son el presente. Por appcesorio o wearable entendemos una herramienta informática diseñada como accesorio (pulsera, gafas, prenda de vestir), que permite al usuario realizar alguna acción mediante la combinación con otros dispositivos; a veces, incluso, éste puede funcionar de manera autónoma.

Buen ejemplo de ello son los smartwatches, relojes inteligentes que no vendrán a sustituir a los smartphones, sino a ser un apéndice de ellos, un “appcesorio”. Se prevé que, con la entrada en este mercado en 2014 de actores como Google, Microsoft o Apple -con su iWatch– cambie radicalmente el panorama tecnológico.

iwatch-concepto-gafas

No podemos dejar de mencionar las Google Glass, unas gafas de realidad aumentada que estarán disponible para el gran público en 2014, y que hacen posible que los usuarios de smartphone naveguen por Internet sin utilizar las manos y mediante órdenes de voz.

Distingamos en este punto entre las wearable computers, que son aquellos pequeños dispositivos que, gracias a la nanotecnología se pueden aplicar a diferentes accesorios de nuestra vestimente, y la smart clothing o ropa inteligente que funciona gracias a una serie de sensores o tecnología aplicada, como unos zapatos con GPS.

Todo ello abre la puerta a nuevas maneras de entender no sólo Internet, sino gran parte de nuestra rutina diaria y, por tanto, abre un abanico de posibilidades al consumo y al marketing. En este sentido, ya se han llevado a cabo diferentes experimentos por parte de las marcas con este tipo de appcesorios. Por ejemplo el Hotel Ushuaïa Ibiza Beach repartió unas pulseras con microchip que permitían a los huéspedes compartir a través de ellas sus vacaciones en redes sociales. No necesitaban ni un ordenador, ni un teléfono móvil.

Son innumerables las posibilidades que se vislumbran de cara al consumo. Imaginemos que los zapatos GPS de los que hablábamos antes son capaces de llevarte derechito al establecimiento más próximo con ofertas de tu interés. Sí, de tu interés, porque previamente habrás dejado un rastro como consumidor que sabrá antes que tú qué es lo que necesitas. De ahí la importancia del data, tema que en Kanlli hemos tratado en profundidad en nuestro estudio “La fiebre del oro. Data en marketing interactivo”.

iwatch

Por hablar de un caso real, fue la cadena de ropa C&A en Brasil, la que integró el “me gusta” de Facebook a diversas prendas en sus tiendas de ropa. De esta manera, la gente podía ver qué prendas gustaban más, lo que incentivaba la compra. No olvidemos que las redes sociales en general, y el social commerce en particular, son una extraordinaria herramienta para las marcas. pero no sólo esto: los wearables perfilan una nueva era en cuanto a localización y recopilación de datos, un caramelo para las marcas que serán así capaces de comprender mejor a los consumidores y segmentar, logrando un impacto certero y medible. De nuevo la sombra del Gran Hermano (el de Orwell, claro está) se cierne sobre este futurible.

Se perfila ya una nueva forma de hacer marketing en pos de estas nuevas tecnologías que hacen posible que las marcas accedan a los gustos, necesidades y rutinas del consumidor casi a modo de cámara espía. El wearable marketing, por tanto, permitirá una mayor optimización de los recursos y eso, inevitablemente, generará un aumento de las ventas.

Fuentes: Internetadvantage; Recursosmarketing; TicBeat; RTVE; ABC

Imágenes CC: Applelizados; Applediario

Un comentario

  1. […] Fuente: Kanlli […]

Deja un comentario