Ponte en contacto con nosotros

Comunicación interna 2.0: las redes sociales sí son para el trabajo

En los últimos años se ha tomado conciencia en las grandes empresas de la importancia que tiene poner en marcha una estrategia de comunicación interna, necesaria no sólo para comunicar con una sola voz a los empleados, sino también para escuchar lo que éstos tienen que decir y tomar el pulso de cómo las compañías son percibidas por los trabajadores, en pro de una mejor marcha de los negocios.

La revolución en el ámbito de la comunicación en general experimentada tras el auge de los medios sociales ha hecho necesario que las empresas incluyan estos nuevos canales de comunicación social en sus estrategias de comunicación interna, sumándose a los ya existentes, desde las propias circulares y boletines internos, hasta los “modernos” e-mails.

Por ello, cualquier empresa que desee acometer un pan de comunicación interna en la actualidad debe tener en cuenta la comunicación online, teniendo presente que las herramientas 2.0 no son un fin en sí mismas y, por tanto, no deben gestionarse ni planificarse desligadas del resto de acciones de comunicación. Estas herramientas pueden ser redes sociales, blogs, microblogs, foros y wikis.

Entre los principales requerimientos para poder poner en marcha una estrategia de comunicación interna que incluya las redes sociales se encuentra la necesidad de una cultura 2.0 en la empresa, que los miembros de la dirección estén dispuestos a perder el dominio de la información en beneficio de la participación de los empleados.

Es importante tener muy claro desde el principio que la cultura 2.0 supone pasar de un modelo comunicacional a uno conversacional, que coloque a los empleados en el centro de la comunicación y les invite a la participación y el diálogo para ser escuchados. Por ello, es imprescindible que los responsables de comunicación interna y los directivos implicados se esfuercen en escuchar y dar respuesta a los empleados.

La comunicación interna 2.0 reporta grandes ventajas a las empresas, ya que, con estrategias bien gestionadas, permite aprovechar el conocimiento de los miembros de la compañía y potenciar la inteligencia colectiva. Ejemplo de ello es el proyecto para la gestión del cambio “Transform@ Bergé” que Bergé y Cía ha puesto en marcha con la ayuda de la agencia de marketing digital Kanlli y que, en menos de un año de vida, ya reporta grandes beneficios a la compañía.

TB

Las redes sociales en comunicación interna sirven, principalmente, para crear una comunidad que involucre a los empleados y maximice su nivel de compromiso, rendimiento y colaboración, creado una cultura y unos valores corporativos, pero no debemos olvidar que será necesario crear un código de conducta en línea con el código ético de la empresa.

Hoy en día son muchas las personas que utilizan las redes sociales como parte de su día a día, por lo que a un importante porcentaje de los empleados no les supondrá ninguna dificultad adoptar estos nuevos canales en el ámbito laboral.

Sin embargo, es necesario ser consciente de que, por estadística, siempre existirán detractores: empleados que rechazan las nuevas propuestas bien por resistencia al cambio o por conveniencia personal. Los primeros pueden ser incluidos a través de una comunicación eficiente y la formación adecuada en las herramientas. Los segundos suelen formar parte del porcentaje de exclusión, por lo que no es rentable gastar energía en este colectivo.

Del mismo modo que es importante identificar a las personas que bloquean el óptimo desarrollo de estas iniciativas, lo es también conocer qué empleados pueden ser de gran ayuda gracias a su constante apoyo. Son los participativos, los que se implican, proponen, animan a sus compañeros… son comunicadores espontáneos con gran potencial para tirar del carro y que muchos de sus compañeros se suban a él.

En definitiva, la comunicación interna 2.0 implica un cambio en la cultura de empresa que debe liderarse desde arriba, animando a la participación, premiando el talento y siendo comprensivo con los posibles errores, evitando en cualquier caso acciones de control y censura e incluso la indiferencia, ya que las redes sociales son un escenario concebido como democrático, y esa libertad es la que favorecerá la participación.

Si deseas llevar a cabo una estrategia de comunicación interna en redes sociales, ponte en contacto con Kanlli y te ayudaremos a definir el plan que mejor se adecue a los objetivos de tu compañía.

0 comentarios

    Deja un comentario