Ponte en contacto con nosotros

10 años de marketing digital: 2006, la revolución 2.0

marketing digital

Este 2016, Kanlli celebra su décimo aniversario, y en nuestro blog queremos hacer un recorrido por la historia de nuestra agencia de la mano de la historia del marketing digital. Han sido 10 años en los que se han sentado las bases del marketing digital tal y como hoy lo conocemos, una década llena de novedades, tanto tecnológicas como del ámbito de las comunicaciones, que han cambiado no sólo el concepto de publicidad, sino a la sociedad misma.

Nuestra historia comienza en 20o6, cuando Gonzalo Ibáñez y Pablo López deciden crear Kanlli, una agencia especializada en search marketing, el canal que estaba pegando fuerte en la publicidad online. Esa sería la semilla de lo que nuestra empresa es hoy: una agencia de performance marketing que trabaja en más de una decena de países.

Pero, mientras Kanlli comenzaba a dar su primeros pasos… ¿qué estaba pasando en marketing digital? A pesar de que el marketing en buscadores ya llevaba una década desarrollándose en Estados Unidos, no fue hasta 2006 cuando se produjeron grandes cambios en este ámbito, por eso está considerado el año en que el SEM alcanza su mayoría de edad, consolidándose como estrategia de marketing  recurrente de las empresas.

Pero si este período ha de destacar por algo, es por la consolidación del social media. 2006 fue el año en el que nacen redes sociales como Tuenti o de microblogging como Twitter. Google compra Youtube y Facebook se abre al público en general. Se consolida así la web social, un escenario 2.0 que ya se había comenzado a construir desde principios de siglo sobre los cimientos de foros y bitácoras.

marketing digital

La llegada de las redes sociales supuso una auténtica revolución social y, por extensión, publicitaria. Las empresas podían hacer llegar sus mensajes a sus clientes y potenciales clientes y conversar con ellos de un modo inmediato, distendido. Y lo mejor: los usuarios seguían a las marcas, mostrando pocas reticencias a recibir comunicaciones comerciales. ¡La revolución 2.0 había comenzado! Y se predecía un cambio importante en el marketing digital.

Pero con ello llegó algo que era nuevo para las marcas. Al democratizarse las comunicaciones y poder los internautas expresar su opinión sin censuras en múltiples espacios de la web, aparecieron los problemas de reputación. Un usuario conectado y receptivo era una ventaja para las empresas, pero si ese mismo usuario se enfadaba y sabía cómo mover según qué hilos, se convertía en una amenaza que las aterrorizaba. Por eso, muchas de ellas, antes incluso de haber definido una estrategia, se vieron obligadas a desarrollar planes de gestión de crisis en redes sociales.

Comenzaba así a perfilarse lo que sería el marketing en redes sociales, en un escenario donde las marcas se las prometían muy felices; sobre todo en Facebook, donde todo el alcance era orgánico y sumar fans significaba, necesariamente, sumar oídos dispuestos a escuchar los mensajes publicitarios como ya no lo hacían en otros canales. Fue bonito mientras duró.

En 2006 todavía no podíamos imaginar que, 10 años después, seríamos #TuAgencia10.

 

 

0 comentarios

    Deja un comentario