Gracias a los Smartphones, algunos usuarios empiezan a adoptar sus teléfonos móviles como elementos imprescindibles para realizar sus compras en un entorno donde se muestran receptivos a una publicidad que les ofrezca más posibilidades y un valor añadido. Dicho valor se encuentra en consultas sobre la situación del tráfico, los resultados deportivos, la banca móvil, compra de entradas, la recepción de alertas de emergencia, cupones y ofertas promocionales etc. Estos factores son determinantes para explicar el hecho de que el marketing móvil crece en España y en el mundo.

Esta es una de las principales conclusiones del Informe Sybase 365 de comercio móvil, que analiza las tendencias de los usuarios sobre el uso de servicios de telefonía móvil en 16 países de todo el mundo. Los resultados de la investigación reflejan que el mercado ha cambiado respecto al estudiado en 2007. En este nuevo contexto, los consumidores muestran un interés mucho mayor por utilizar servicios de telefonía móvil.

En este 2010, las opciones de comercio móvil comienzan a madurar y los teléfonos móviles son herramientas que se integran cada vez más en la vida cotidiana de los usuarios, se convierten en sistemas de entretenimiento y billeteros virtuales. Tanto así, que uno de los aspectos más novedosos que trata el estudio es el uso de los smartphones a la hora de realizar pagos de productos y servicios.

El pago de facturas, la compra de entradas para espectáculos, el pago de las adquisiciones en negocios o la posibilidad de abonar las tarifas de parking a través del móvil son los servicios que interesarían en mayor medida a los encuestados.


Por su parte, el envío de dinero al extranjero, o remesas, es un punto importante que se detecta entre los encuestados. Dentro de las cantidades, 20 euros sería la media de dinero que se enviaría a través de este servicio mientras solo un 3% de los interesados estaría preparado para enviar más de 600 euros.

En este ambiente de popularización de Internet móvil, donde se ha incrementado la presencia de smartphones en el último año, y donde se aprecia una mayor aceptación y valoración de sus formatos publicitarios por parte de los usuarios, el alcance de los clientes a través del móvil constituye una oportunidad.

El mayor gasto previsto en publicidad móvil, el acceso a redes sociales y el aumento de aplicaciones (apps) en el móvil, han despertado el interés del consumidor por obtener más servicios de telefonía móvil.

El reto de las empresas en 2010 consistirá en adaptar sus ofertas a esta mayor demanda y en obtener nuevas formas de orientar sus servicios a segmentos específicos de su base de clientes.

Se trata de una clara oportunidad para que la telefonía móvil se convierta en un canal de gestión de relaciones con los clientes o Customer Relationship Management (CRM), tan esencial para numerosos servicios y sectores, según señala este informe.